La pregunta inclusiva de Ramón García que hizo con total naturalidad a un concursante de ‘Grand Prix’

Las preguntas incómodas de Ramón García en el ‘Grand Prix’.

El espacio de entretenimiento de La 1 ‘Grand Prix’ se ha convertido en uno de los programas más vistos de la cadena pública. Sin embargo, también ha generado algunas polémicas por las intervenciones de su presentador, Ramón García, que ha sido acusado de gordofobia y alabado por su inclusividad.

El pasado lunes, el programa enfrentó a los equipos de Brión y Yepes, dos localidades de Galicia y Castilla-La Mancha, respectivamente. Durante el juego del “Tiro al pingüipato”, Ramón García se acercó a hablar con algunos de los concursantes, pero sus preguntas no fueron del agrado de todos.

El peso, un tema delicado.

El presentador quiso saber el peso de dos participantes, uno de cada equipo, que tenían una complexión más grande que el resto. Sin embargo, no hizo la misma pregunta a sus compañeros, sino que les permitió mandar saludos o contar anécdotas. Esta actitud fue criticada en las redes sociales por algunos espectadores, que la consideraron una muestra de gordofobia y falta de respeto.

“¿Qué necesidad hay de preguntar el peso a los concursantes más gorditos?”, escribió un usuario en Twitter. “Ramón García haciendo preguntas gordofóbicas en el Grand Prix. Qué vergüenza”, comentó otro.

La orientación sexual, un tema natural.

Pero no todo fueron malos comentarios para Ramón García. También hubo quien le felicitó por su forma de tratar la orientación sexual de otro concursante. El joven le contó que no estaba casado, y el presentador le preguntó si tenía novia o novio, sin dar por hecho su preferencia.

Este detalle fue aplaudido por algunos usuarios de Twitter, que lo vieron como un gesto de naturalidad e inclusividad. Algunos incluso recordaron que en 1996, cuando se estrenó el programa, hubiera sido impensable hacer esa pregunta.

“Me ha encantado que Ramón García haya preguntado si tenía novia o novio. Bravo por la inclusividad”, dijo un usuario. “Qué bonito ver cómo ha cambiado la sociedad desde que empezó el Grand Prix. Antes era impensable preguntar si tenías novia o novio”, opinó otro.